Consejos Que Te Ayudarán A Superar La Ansiedad

Nuestra calidad de vida, está determinada por un conjunto de varios factores. Uno de los más importantes es nuestro equilibrio emocional.
Uno de los estados mentales que más o dificultan e incluso impiden tener una buena calidad de vida es la ansiedad, la cual se caracteriza por:
  • Gran inquietud mental y física
  • Intensa excitación mental y física
  • Inseguridad y miedo extremos
 La ansiedad es uno de los síntomas de algunas enfermedades, en especial de ciertas neurosis.
Consejo #1: Determinar cuál es el grado de ansiedad que estamos experimentando
 No podemos suprimir la ansiedad de nuestras vidas para siempre, pues como mecanismo adaptativo, ésta es normal, necesaria, y no representa ningún problema para nuestra salud.

Si el nivel de ansiedad es manejable y solo con algunos cambios positivos en nuestra vida, más el aprendizaje de técnicas y herramientas que nos puedan ayudar a superar la ansiedades suficiente, es probable que no requiramos más que esta clase de ayuda.
Pero si el nivel de ansiedad experimentado no es tolerable ni manejable, y éste nos está causando dificultades en nuestra vida personal, familiar, social y laboral, es importante que busquemos ayuda médica o profesional.
Para poder superar la ansiedad, lo primero que necesitamos evaluar, es si ésta es normal o si es patológica. Lo cual es determinado por un profesional médico.
Si con la información adecuada, aprendiendo a pensar de una manera favorable, y aplicando técnicas que nos ayuden a reducir los niveles de ansiedad, podemos gestionarla positivamente, lo más probable es que se trate de ansiedad normal.
Si sentimos que el nivel de ansiedad nos sobrepasa, si estamos experimentando síntomas fisiológicos y mentales y nos está causando no solo sufrimiento, sino problemas en nuestra vida en general, es posible que se trate de ansiedad patológica la cual debe ser tratada médicamente.
Aprender a gestionar el estrés y la ansiedad normal de la vida de nuevas maneras y aprender a considerar los eventos estresantes de ésta como situaciones a resolver en lugar de interpretarlos como “amenazas personales”, es de gran importancia, si deseamos experimentar una vida más tranquila y feliz.
Consejo #2: Establecer metas realistas
Si estableciésemos como meta: “voy a estar tranquilo y no voy a volver a sentir ansiedad en la vida nunca más” sería un propósito ideal más poco realista, ya que la ansiedad, básicamente es un recurso defensivo necesario.
El problema no está en si sentimos o no ansiedad, sino en si esta es prolongada, recurrente y excesiva, y si debido a ella, nuestra salud y nuestra vida en general esta teniendo consecuencias negativas.
A nivel cognitivo, la ansiedad viene acompañada de preocupación excesiva y poco realista. La persona percibe esta clase de preocupación como algo que no puede controlar ni evitar.
Si la persona expresa a otros el motivo de su preocupación, con frecuencia podrían decirle: “es una tontería preocuparte por eso”.
Tratarán de animarlo diciéndole: “no es motivo para preocuparte tanto”, “eso tan terrible que imaginas jamás ocurrirá” , “tranquilo-a, solo respira profundo y no te preocupes” , “todo tiene solución”, “no es para tanto”,  “piensa positivamente”, etc.
A los ojos de los demás, estos “buenos consejos” son lógicos y tienen sentido, pero para la mente de la persona preocupada no tienen ningún sentido.
Las personas con un alto nivel de estrés, ansiedad y preocupación, sienten que las causa de sus preocupaciones son absolutamente “reales”.
3- Mantener una actitud optimista.
Todos sabemos que una buena actitud es indispensable para mejorar nuestra calidad de vida. Quien tiende a ser una persona optimista, se inclinará a pensar que es posible superar la ansiedad excesiva.
Como las personas “ansiosas” tienden a “preocuparse” de más, generalmente son personas que tienden al pesimismo.
Es muy importante anotar, que quienes están pasando por un período alto de ansiedad, podrían estar presentando un cuadro de depresión ya que esta frecuentemente acompaña a los trastornos de ansiedad.

No hay comentarios: