¿Es tuyo el guión de tu vida?

¿Es tuyo el guión de tu vida?
No todo el mundo se encuentra viviendo su propio guión. Sólo hay dos formas de vivir; de forma proactiva, es decir tomando nuestras propias decisiones de forma consciente y liderando nuestra vida, o administrando y ejecutando la vida que otros han diseñado para nosotros.

Lo que yo no decido otros lo decidirán por mí.

Nada queda al azar ni a la casualidad. Todo lo que se materializa en nuestra vida es el resultado de un pensamiento, una decisión anterior.

Sólo caben dos posibilidades. O decido yo de forma consciente y proactiva o en su defecto lo que decidirá por nosotros serán nuestros viejos hábitos, patrones u otras personas; familia,
compañeros, circunstancias ajenas. Es decir o somos los responsables y creadores activos y conscientes de nuestro guión, o estaremos viviendo “otro guión”; es decir estaremos en la línea de la vida que no corresponde.


En vez de ser el líder de mi vida seré tan sólo el administrador de ella.

Para ser el auténtico creador del guión de mi vida, tendré que tener claro cuál es mi brújula interior; saber cuáles son mis valores, mi misión en la vida y tener mi propio credo.

Esto pasa por hacer un alto; detenerme a ver si estoy dando pasos en mi camino, o estoy “haciendo el camino” de la mejor manera posible en un sendero que otros han trazado.
Así muchas personas se encuentran logrando victorias vacías, éxitos conseguidos a expensas de cosas que son mucho más valiosas en su fuero interno.

Sólo cuando sabemos qué es lo que en realidad es importante para nosotros podemos actuar día a día en lo que de verdad nos interesa. Si no sabemos cuál es nuestro fin podremos estar muy atareados, muy ocupados, incluso ser muy eficientes, pero no será nuestro camino.

La brújula interna es la que nos indicará la dirección. Mi brújula interna me dirá qué es lo que quiero hacer, a dónde quiero ir. No se trata de hacer por hacer ni caminar por caminar. Eso no es vivir una vida plena ni llena de sentido. Muchas de las enfermedades mentales y estados de desidia y depresión, tienen precisamente el origen en la falta de sentido de vida, de propósito y de brújula interior.

Es necesario hacer una parada a reflexionar todo esto. Siempre estamos a tiempo de reescribir, de cambiar, de crear nuevos guiones.


Cuando reconocemos que estamos viviendo guiones inefectivos, que no son nuestros o ya no nos satisfacen, podemos empezar de nuevo. Para ello contamos con dos armas poderosas; nuestra imaginación y nuestra conciencia.

Nunca es tarde para escribir o rescribir el guión de nuestra vida; nunca es tarde para buscar nuestra brújula interior y empezar una vida más plena.


No hay comentarios: