Vivir en prision

Nosotros tenemos la forma habitual de pensar de alguien más (padres, maestros, el sistema,  etc.) y nuestra mente fue programada por alguien que probablemente sabía muy poco sobre nuestro potencial.

Nosotros no teníamos la posibilidad de rechazar la información que nos daban porque éramos muy pequeños. Todas estas ideas colectivamente produjeron una imagen de ti mismo en tu mente. Lo más probable es que este programa mental sea el que te restringe de todo éxito.

Como seres humanos e integrantes de la naturaleza, todos nosotros estamos destinados tanto a crecer y desarrollarnos al máximo (ir por nuestros sueños y aspirar a todo lo que queremos) o a la desintegración (estancarnos).
Podemos ir en una dirección o en la otra. Pero lo que no podemos es permanecer en la forma exacta en la que en este momento estamos.

Cuando una persona dice: “Me gusta justo de la manera en que estoy”, esta está mostrando la ignorancia de una de las leyes básicas de la vida, porque nada permanece en la forma en la que esta.

De cierta forma la mayoría de la gente vive en una prisión. La prisión de la ZONA DE CONFORT. Y no necesariamente se la denomina “DE CONFORT” porque uno vive lujosamente, o no necesita nada más, sino que es un estado conformista en el que uno se siente tranquilo. No hay grandes aspiraciones, los sueños se dejan de lado porque no se cree uno capaz de llevarlos a cabo o por circunstancias externas uno cree que son ideas imposibles y sin sentido.

Nos gustaría salir de esta Zona de Confort e ir en busca de nuestros sueños, pero así estamos bien. No tenemos la presión ni el miedo que nos daría llevar a cabo nuestras más grandes aspiraciones. Tenemos un trabajo (que quizá no nos gusta). Podemos vivir bajo un techo. Tenemos una cama cálida. Comemos todos los días. Vivimos toda una vida tratando de salir del paso. ¿Para que cargar con los problemas y complicaciones que requieren llevar a cabo todas estas ideas maravillosas que quizás tenemos? Cada vez que pensamos en llevar a cabo alguno de nuestros sueños en seguida encontramos alguna traba que nos dice porque no podemos. Y al instante los descartamos. Abandonamos.

Esta es una prisión, cómoda, pero prisión al fin. Y no puedes escapar de una prisión, si no sabes que estás dentro de una. La intención es que te des cuenta y que sepas que puedes salir de esa situación. Recuerda: si no vas en una dirección, vas hacia la otra. Si no vas en la dirección de desarrollar al máximo tu potencial para todos los aspectos de tu vida, ¿en qué dirección crees que vas?. Porque como dijimos anteriormente nada queda como esta.

Identificar esta situación es el primer paso para desarrollar tu potencial y lograr todo lo que quieras para tu vida.

Cuando pensamos lo hacemos en imágenes. Si piensas en una casa, aparece la imagen de tu casa en la pantalla de tu mente. Es como si tuviéramos una pantalla en el centro de la cabeza y en el instante en que pensamos en algo (casa) aparece esa imagen ahí. Cambiamos el pensamiento y cambia la imagen en esa pantalla.

Ahora pensemos en la mente. Muchos verían la imagen del cerebro. Pero la verdad no es esa. ¿Entonces que es la mente?

La mente es una actividad y el cuerpo es la manifestación de esa actividad. El cuerpo es un instrumento de la mente. Lo mismo que el cerebro.

Tu cerebro está formado por cientos de miles de células. Dentro de estas células, todos nosotros, imprimimos imágenes. Al pensar en algo, activamos ciertos grupos de células y la imagen que está en ellas (impresa en el pasado) aparece en la pantalla de la mente.

Carencia y limitación solo pueden existir cuando hacemos lugar para ellos en nuestras mentes. Pero la conciencia de prosperidad no conoce carencia ni limitación alguna.

No hay comentarios: