Zona de Confort

El miedo causa estragos en nuestros éxitos. En el amor, en el trabajo, en la vida. Lo peor es no tener consciencia de lo que eres capaz de no-hacer por miedo.
Y nos quedamos en la zona de confort, esclavos de nuestras creencias, percepciones y emociones que nos empequeñecen y nos impiden conseguir aquello para lo que estamos hechos (una persona, un trabajo, un sueño).

La zona de confort, al contrario de lo que pueda parecer por su nombre, es la más peligrosa de todas las
zonas. Es un estado mental donde nos encontramos cómodos con nuestra vida actual, con nuestras aspiraciones cubiertas y sin presiones, lo que nos impide arriesgar, buscar, salir, cambiar, MEJORAR.

"La gente que evita el fracaso también evita el éxito". Robert Kiyosaki


La tendencia natural del ser humano es la de buscar seguridad; y una vez conseguida cuesta salir de ahí. Nos da miedo. Miedo a fracasar, al rechazo, a perder, al cambio, ... pero intentarlo es de valientes; quien no lo intenta ya ha perdido.

Salir de esa zona de seguridad es peligroso, porque puedes perder. Pero también puedes ganar.
Hay personas que nunca sabrán si ganarán o perderán, porque nunca lo intentarán. El miedo les sirve como refugio, excusa y respuesta, y superarlo supondría encontrarse a sí mismos, con sus limitaciones y oportunidades, virtudes y defectos, y, como decía Neruda, " esa podrá ser la más feliz o más amarga de tus horas..."

Cuando uno funciona dentro de los límites de la zona de confort, obtiene el beneficio de sentir la sensación de seguridad, tranquilidad y confianza que viene con vivir una vida en la que se sigue haciendo las cosas de la manera en que siempre se han hecho. Estoy seguro de que has conocido a personas que viven vidas que se caracterizan por la conformidad, la rutina y la monotonía. Tal vez ellos han estado en la misma posición y en un mismo lugar durante años y años.

Pero es que permanecer en su zona de confort significa aborrecer el cambio. Se puede manifestar cuando alguien es muy rígido y poco dispuesto a aceptar nuevas ideas e información. La zona de confort es sinónimo de zona de peligro. Es muy tentador permanecer allí por un largo período de tiempo sin darse cuenta de que hay que liberarse de ella. Aceptar el cambio es la única manera de salir del puesto de control mental creado por la zona de confort.

Entonces, ¿lo intentas?

"Los barcos están seguros en el puerto, aunque no fueron para eso construidos" Shakespeare


3 comentarios:

katoka dijo...

Aleccionador mensaje, gracias por existir este sitio

angelica ramos dijo...

me encanta leer todo lo que publican muchas gracias

rugbierccba dijo...

Excelente post como siempre! Gracias por el incesante aporte!
Abrazos