“Todo lo que crees, creas”

¿Sabías que todo lo que nos pasa lo atraemos nosotros mismos?, ¿Qué  nuestra vida exterior no es más que un espejo de lo que pensamos?, ¿qué todo es posible si nosotros creemos que así es? Como ya dijo, alguna vez, un gran cantautor argentino, “es solo una cuestión de actitud”.

Todo esto, tiene que ver con la magnífica ley de atracción, de la que seguramente ya hemos escuchado hablar. Es tan fácil y sencilla, que hasta nos cuesta ponerla en práctica.

Nosotros atraemos todo lo que nos pasa. Así de simple. Si tenés una actitud mental positiva, crees cosas lindas, decretas estar sana, tener dinero, estar bien, todas estas cosas se reflejarán en tu vida.
En cambio, si sos una persona negativa, que vive con miedos, que piensa siempre lo peor, que no puede ver nunca el vaso medio lleno, que solo piensa en escasez, seguramente todas esas cosas se verás reflejadas en su vida y cada vez las atraerá más y más.

Con esto, no quiero decir que un pensamiento negativo atrae automáticamente una consecuencia mala, pero la reiteración de pensamientos negativos reflejarán resultados pocos favorables en nuestras vidas.

¿Qué podemos hacer al respecto? Es simple, cuando te sientas aturdido por las malas ideas o los malos pensamientos, haz algo que te haga sentir verdaderamente bien. Escucha una canción que te haga sonreír,  visita a un amigo que hace mucho que no vez, ve a saludar a un pariente, piensa en un bebe, pinta, canta, baila, camina, corre, haz algo que te haga sentir pleno y verás que la frecuencia energética cambia y las cosas tomarán un rumbo diferente.

Nadie dijo que era fácil, pero recuerda que con  un solo pensamiento positivo a la mañana puede cambiar todo tu día.


No hay comentarios: