La Manera Más Efectiva de Afrontar y Alcanzar Nuestros Objetivos y Metas

Muchas veces nos habremos preguntado cuál es el factor que marca la diferencia entre aquellas personas que alcanzan sus objetivos y aquellas que no consiguen alcanzarlos. Incluso nosotros mismos, alguna vez nos hemos visto capaces de lograr alguna de nuestras metas, pero otras veces nos ha resultado totalmente imposible hacerlo.

Si somos conscientes de nuestras limitaciones y aun así nos vemos capacitados para lograrlo, solo hay una única diferencia entre las personas de éxito que alcanzan sus objetivos y aquellas que no lo alcanzan: la manera como lo hacen.

La manera como afrontamos nuevos desafíos y obstáculos nos hará el camino más o menos largo hasta nuestros objetivos. Siguiendo una serie de consejos nos resultará más fácil llegar a ellos.

 1. En primer lugar, debemos tener una imagen bien clara de aquello que deseamos. Si recordamos los artículos que dedicamos a  La Visualización Creativa, nos daremos cuenta de la importancia de pensar conscientemente en nuestros objetivos. Debemos ser lo más precisos posible. 

Si tengo intención de aprender inglés, no debo proponerme simplemente aprender inglés. Debo decidir cómo lo voy a hacer. Debo concretar cuánto tiempo pienso dedicarle en la semana, en qué momento del día, y en cuántos meses pienso dominarlo.  Hacernos una ruta mental nos hará saber exactamente lo que queremos conseguir, y nos mantendrá motivados para llegar a nuestros objetivos. Hacerlo de esta manera, además, nos mantendrá conscientes en todo momento de cada oportunidad que se nos presente para poder alcanzarlos con mayor facilidad. Y tendremos la oportunidad de aprovecharla.

Y Para tener una imagen clara y real de nuestras metas, debemos ser capaces de evaluar periódicamente nuestro progreso y el camino que llevamos. Tenemos que saber lo que estamos haciendo, cómo lo estamos haciendo y cuánto camino nos queda.

2. Confiar en nuestras habilidades nos ayudará a mantener un grado de motivación adecuado si queremos afrontar nuevos retos y alcanzar nuevos objetivos. Esto sólo se consigue con un pensamiento positivo. Pero sin pecar de ser demasiado optimistas. Si nos autoconvencemos de que las cosas se consiguen fácilmente y sin esfuerzo, aumentaremos las probabilidades de fracaso.
Debemos ser realistas. 

El hecho de afrontar nuevos retos siempre tendrá dificultades y tenemos que ser conscientes de que todos tenemos limitaciones. No debemos forzar nuestra máquina y habremos de emprender nuestros retos con pequeños pasos, pero firmes, que nos llevarán de una manera más segura al éxito. No pretendamos ser los mejores ni tener las mejores habilidades del mundo, sino poder ir mejorando cada día. Si debemos compararnos a alguien debe de ser con nosotros mismos, autoevaluándonos.

3. La sugestión, empleada correctamente, hará que nuestro inconsciente trabaje a nuestro favor. Por eso debemos llenarnos de ideas y afirmaciones positivas constantemente. Esto hará que nuestro cerebro las tenga presentes en todo momento, e inconscientemente nos ayudará a llegar hasta ellas. Pero siempre debemos pensar en lo que vamos a hacer, y no en lo que no vamos a hacer. 
Porque se ha demostrado en multitud de estudios científicos que la Supresión de Pensamiento (ej: no voy a fumar más) tiene un resultado contraproducente en nuestro cerebro,  haciendo que la idea que intentamos negar, esté más presente, fortaleciéndola más que intentando evitarla. Siempre debemos buscar la afirmación positiva que reemplace a cualquier negación (ej: voy a ser una persona sana a partir de ahora).
 
4. Por último, pero no por ello menos importante, la fuerza de voluntad y la disciplina suponen probablemente el 50% del éxito de las personas. Por eso debemos aprender a desarrollarlas, proponiéndonos retos constantemente para ejercitarnos y mejorar en estos aspectos. Además, la práctica también hará que consigamos vencer a nuestro mayor enemigo: El Miedo. 
Siempre que nos veamos conscientes y aptos para lograrlo, todos nuestros miedos estarán controlados.

No hay comentarios: