EL EFECTO DE LOS PENSAMIENTOS SOBRE LAS CIRCUNSTANCIAS

Lmente de un hombre es como un jardin, el cual puede ser inteligentemente cultivado o desarrollarse agreste, salvaje; pero independientemente que secultivado o descuidado el siempre producirá. Ysean semillas útiles o no siempre producirá lo que le sembraron lo bueno y lo malo.

Justamente como el Jardinero cultivsu terreno manteniéndolo libre de malas hierbas, haciendo crecer las flores y frutos que requiere, así también el hombre cultivel jardín de su mente manteniéndolo libre de malas hierbas, lejos de todos los pensamientos inútiles e impuros y cultivando a lperfección las flores y frutos de los pensamientos correctos, útiles y puros.  

Continuando este proceso el hombre tarde o temprano descubrirá que el es el único maestro de su alma, el director de su vida. También descubrirá dentro de si mismo las leyes del pensamiento y el 

entendimiento con precisión, como las fuerzas del pensamiento y los elementos de lmente actúan sobre lformación de su carácter, circunstancias y destino.

Pensamiento y carácter son unsolcosa, y así como el carácter solamente puede manifestarse y descubrirse así mismo través del medio y las circunstancias, son las otracondiciones externas de lvidde unpersonque siempre deberán estar en armonía con su estado interno. Esto no significque las circunstancias en determinado momento son lindicación de su carácter completo, pero estas circunstancias están íntimamente conectadas con algún elemento vital dentro de uno mismo que son indispensables parsu desarrollo y existencia.

Todo hombre es lo que el es por lley de su ser; los pensamientos que el ha construido y transformado en su carácter, que lo han llevado hastdonde esta, y es el arreglo de todsu vidque no tiene elementos de escogencia, pero es el resultado de unley que no tiene errores. Esto es unverdad partodos quienes se sienten que no están en armonía con su medio circundante y también parlos que están contentos con ello.

Como el ser es progresivo y evolutivo, el hombre es lo que el es y estdonde estpor lo tanto puede aprender y puede también crecer, y es asi como vaprendiendo las lecciones espirituales que cadcircunstancitiene parel, que pasan y den lugar a otras circunstancias.

El hombre es azotado por las circunstancias tanto , cuanto y como el sigcreyendo que es uncreación de las condiciones externas, pero cuando se dcuentde su poder creativo y que puede dirigir ltierroculty las semillas de su ser del cual surgen las circunstancias, entonces el llegarser el verdadero maestro de si mismo. 
Las circunstancias surgen de los pensamientos, esto lo sabe quien hpracticado por algún tiempo el autocontrol y lauto-purificación, y sabe que lmodificación de sus circunstancias son en igual medidque lmodificación de su condición mental. Asi que lverdad de esto es que cuando un hombre honestamente tratde aplicarse a si mismo esto parremediar sus defectos en su carácter, y hace un cambio y obtiene progreso, entonces ten lseguridad de que pasarrápidamente lsucesión de vicisitudes.

Cadpensamiento semillsembrado alojaden lmente y echraíces, produce lo suyo, tarde o temprano se transforman en actos y nos llevan sus frutos de oportunidades y circunstancias. Los buenos pensamientos cosechan buenos frutos, y los malos pensamientos cosechan malos frutos. 

El mundo exterior de las circunstancias tomformen el mundo interior de los pensamientos, y ambacondiciones externas placenteras y no placenteras son los factores que hacen el ultimo producto del individuo. Asi como el agricultor obtiene su propicosecha, asi el hombre aprende por ambos, por el sufrimiento y lfelicidad. Siguiendo los mas inimaginables deseos, aspiraciones, pensamientos por los cuales el es dominando por su propivoluntad, el hombre alcanzcosechar los frutos de la condición que hcreado parsu vida. Las leyes del crecimiento y desarrollo se cumplen en cualquiery puedes ser probadas por cualquiera

Las circunstancias no hacen al hombre, sino que revelan lo que el es. No puede existir tal condición de que hagdescender al hombre hastlo mas bajo y hacerlo sufrir a como las inclinaciones hacilos vicios; o hacerlo ascender hacilas mayores virtudes y gran felicidad sino es a través del cultivo de laaspiraciones virtuosas; y el hombre es el amo y señor de sus pensamientos, es el maestro de el mismo, es el creador de su ambiente. Desde que nace su almes únicy a cadpaso vforjándose en unamalgamde condiciones que al final se revelasimismo que es el reflejo de sus purezas e impurezas, sus fortalezas y debilidades.

No hay comentarios: