Tu imaginación y la Ley de la Atracción

Cada vez que tienes un pensamiento, utilizas tu imaginación. Y, tanto si eres consciente de ello como si no, usas tu pantalla mental. Literalmente, estás ejecutando una película en tu mente que te da un tipo de energía, de vibración, como “nubes” que fluyen en una dirección u otra.

No importa si estás opinando sobre una situación, hablando, o soñando despierto. El aspecto “técnico” es el mismo.

Somos muy hábiles en imaginar cosas negativas. Imaginar positivamente de manera constante y productiva es un reto para muchos de nosotros. Es un reto porque usamos más tiempo
reviviendo momentos desagradables, lo que hace que sea muy fácil programar nuestro futuro precisamente con estas con cosas
desagradables.
Se nos dice que soñar despierto es improductivo y una pérdida de tiempo. Se nos dice que hay algo de malo al hacerlo. Pero, ¿por qué la actividad de soñar despierto se inicia cuando somos ni
ños? Es imaginar algo que deseamos, con resultados positivos, deliciosamente, anticipadamente.
No es de extrañar que, después de haber sido condicionados de una forma negativa sobre soñar despiertos durante la niñez,nos sintamos fuera de práctica, o con resistencia, o incluso dudamos en hacerlo, ya de adultos. Sin embargo, esta actividad juega un papel muy importante en el proceso de manifestación de la Ley de la Atracción.

También nos desalientan a soñar despiertos, porque se supone que no debemos tener esperanzas acerca de que nuestros deseos se cumplan. Se nos dice que es una manera de evitar decepciones; sin embargo, nadie nos explica que la decepción que vamos a sentir es resultado de la supresión de nuestros sueños y deseos.

Cuando hablass a alguien de tus sueños, lo más seguro es que te digan “eso no es posible”.
Sin embargo, “lo que es posible” y “lo que no es posible” opera de la misma manera que el símbolo del Yin / Yang: cada uno se convierte en el otro. Cada uno alimenta al otro.
Los rebeldes que hacen una diferencia positiva y creativa en este mundo, en cualquier época, son los que utilizan su imaginación de la forma en que está destinada a ser utilizada: Para imaginar, soñar, resolver, solucionar y, crear. Todos los grandes inventores y creadores que hoy reconocemos, al principio fueron considerados como “rebeldes”.

No tienes que ser un rebelde para disfrutar de los beneficios de soñar despierto.

La Ley de la Atracción coincide con nuestra vibración energética, la cual está compuesta por una mezcla de pensamientos, sentimientos, creencias, mentalidad y actitud.
Tú tienes una especie de “termostato” que te permite imaginar lo que deseas y te permite recibir inspiración para acercarte a eso que anhelas. En última instancia tú mismo eres quien controla esto, incluso lo puedes amplificar. Pero para ello, tienes que prestar atención a cómo usas tu imaginación.
Abraham-Hicks dijo:
“El Universo no hace ninguna distinción entre la vibración que ofrece en respuesta a lo que estás viviendo y la vibración que ofrece en respuesta a lo que estás imaginando…”
No hace ninguna distinción. La Ley de la Atracción no sabe si estás experimentando algo o solo imaginándolo. Entonces, proyectas la vibración energética que proviene de tu imaginación, y a continuación viene la experiencia práctica que el Universo te envía y que coincide con tu vibración.

Por ejemplo, puedes utilizar tu imaginación acerca de cómo te podría ir en una en una reunión de negocios. Puedes imaginar cómo deseas que dicha reunión se desarrolle, y lo que esperas lograr con ella. El Universo recibirá tus vibraciones al respecto, y emitirá, a su vez, los elementos que coinciden con dicha vibración. Dichos elementos, al paso de un poco de tiempo, empiezan a materializarse en tu vida como eventos cien por ciento reales. Esto sucede una y otra vez.

Ten en cuenta el enorme poder (y responsabilidad) que implica imaginar algo. Recuerda que al imaginar, emites vibraciones de cierta frecuencia, y el Universo se encarga de que la realidad que se genera a tu alrededor coincida con dicha frecuencia vibratoria.

¿Qué sucederá, por lo tanto, si te pasas la mayor parte del tiempo imaginando que todo te va a salir mal? Exacto: el Universo, a través de la Ley de la Atracción, se encargará de que ello suceda, sin falta.

Los atletas de talla mundial lo saben: cuando veas por televisión las próximas olimpiadas, notarás que muchos de ellos, mientras esperan su turno en la competencia, están con los ojos cerrados. ¿Qué crees que están haciendo?  Están imaginando que se desempeñan perfectamente. La teoría tradicional dice que lo hacen así porque el cerebro acepta dichos repasos mentales como practica, y que ayuda a establecer en los músculos  la “memoria” de una rutina gimnastica perfecta.

Es así, pero además, (y esto no creo que lo mencionen sus entrenadores), con esos ejercicios de imaginación están generando un entorno vibratorio positivo que les será favorable en su desempeño deportivo.

Tú puedes hacer uso de la misma técnica que usan los atletas de élite para avanzar en las competencias.

Sueña durante el día con lo que deseas que suceda, como lo han venido haciendo desde hace mucho tiempo, y lo siguen haciendo, muchos inventores, artistas y autores y deportistas. Esto trae recompensas que incluyen la mejora de la productividad, aumento en la creatividad, y todo tipo de experiencias positivas para ti que el Universo te manda, valiéndose para ello de la Ley de la Atracción. Y recuerda: como dice el refrán,  la práctica hace al maestro.

1 comentario:

alexa corazon dijo...

excelente asi lo haré