La misión del dinero y de toda la energía: fluir

Dar y recibir son partes fundamentales de la dinámica de la vida, del fluir, del equilibrio, del perfecto balance del universo y además este mecanismo cumple un papen clave en la Ley de la Atracción.

La palabra clave es fluir, permitir el flujo de dinero, no cortar el flujo de abundancia en general. Cuando algo llega a tí sin esfuerzo (hablo de lo que se recibe sin esfuerzo porque jamás rechazamos aquello que recibimos cuando no esforzamos justamente porque estamos preparados para recibirlo) quiere decir que ese algo es tuyo, te pertenece y recorrió un camino para llegar a tí. Cuando lo rechazas estás impidiendo que ese algo cumpla una misión que no es otra que la de perpetuar ese flujo de energía que va y viene, ese intercambio del cual todos somos partícipes y que nos beneficia a todos.

¿Además qué mensaje le envías al universo? : “No gracias, no quiero ese dinero, no lo necesito, no me envíes más, no lo valoro, no lo merezco”
¿Comprendes?
Lo mismo sucede con los elogios. Cuando te elogien y te digan algo hermoso recíbelo con amor y agradecimiento, permite que ese flujo, ese intercambio de energía siga su curso, no lo cortes, sé un canal abierto a recibir y verás como poco a poco eso que recibes se va multiplicando.


Hay una frase muy común que dice “es mejor dar que recibir”. Estoy de acuerdo en que dar es maravilloso, es una sensación sanadora, liberadora y además gratificante como pocas… y además… ¿en realidad es mejor dar que recibir? ¿O es también muy rico recibir? Quizás son sensaciones muy similares y sea tan lindo y gratificante dar como recibir.

Cuando te permites recibir y lo haces con LIBERTAD, estás enfocando tu energía en el acto de recibir… ¿y de qué se trata la Ley de la Atracción? ¡De Recibir! De estar abiertos a recibir, de permitirnos ser canales abiertos al recibir.

Tips:
-Cuando alguien quiera pagar la cuenta, ¡acepta con gusto! Si quedas con una sensación de “deuda” entonces busca la manera de retribuir en otra ocasión ese lindo gesto. Además aprende a recibir sin culpa, esa sensación de “deuda” es posible que te quede la primera vez o la segunda, poco a poco aprenderás a recibir con amor y verás que la vida SIEMPRE te dará la oportunidad de devolver.


-Cuando alguien te elogie, agradécele con el alma y siente el efecto sanador de ese elogio.

-Cuando te ofrezcan ayuda acéptala!

¡Todo esto es intercambio puro de energía!

No hay comentarios: