Autodisciplina. La Capacidad Para Cumplir nuestros Objetivos.

Podemos definir la autodisciplina como la capacidad de llevar a cabo una acción, independientemente del estado emocional de cada uno.
Es esa habilidad que te permite cumplir tus planes en los estudios, en el trabajo, o en los retos personales.
Podemos compararlo con un músculo, que a medida que lo vas ejercitando, se va fortaleciendo. Pero del mismo modo, cuanto menos lo entrenes, más débil se hace.

En tus hábitos de disciplinarte, conviene ir empezando con poco esfuerzo, e ir aumentando la intensidad progresivamente, conforme te
vayas sintiendo cómodo y vayas adquiriendo el hábito como algo natural.
Es importante que vayas proponiendo metas no demasiado complicadas, pero siempre cerca del límite de tus posibilidades. Y según vayas alcanzándolas, ir aumentando ese límite.

Tenemos que establecer una “hoja de ruta” para alcanzar nuestras capacidades. Es posible que si nuestra intención es dedicarle 2 horas al estudio después de una dura jornada de trabajo, quizá necesitemos 15 días para alcanzar ese reto para conseguir 2 horas de estudio de calidad. Tendremos que empezar con períodos de 15 minutos, ir aumentando progresivamente, y si en algún momento sobrepasamos los límites y vemos que caemos y fracasamos, volvemos a empezar, ahora, un poco más tranquilos y dándonos más tiempo.

Tenemos que ser conscientes de ir evaluando nuestros resultados, y no engañarnos a nosotros mismos, porque todo esfuerzo puede verse afectado si no nos sentimos cómodos a medida que vamos avanzando.

Lo importante es que tengamos la determinación para alcanzarlo. Y enfocarnos en los cuatro pilares sobre los que descansará nuestra disciplina:
Aceptación: tenemos que estar totalmente convencidos de acometer ese reto.

Fuerza de voluntad: determinación a la hora de emprenderlo, con predisposición y sin excusas.

Esfuerzo y constancia: al principio te resultará difícil, pero conforme te vayas habituando a ello, comenzarás a sentirte cómodo y seguro de poder alcanzar cualquier reto que te apetezca conquistar, y disfrutarás con ello.